Varices Secundarias

Varices reticulares

   Son venas de pequeño diámetro, visibles a través de la piel, su flujo invertido favorece con el tiempo su crecimiento. Son de escasa trascendencia médica aunque su eliminación con aceptables resultados estéticos, no es fácil con los procedimientos convencionales. Raramente se complican.

Venas de la piel. Varículas y telangiectasias

    No son verdaderas varices, sino pequeñas venas dilatadas de las capas más superficiales de la piel y su trascendencia es estética.  Su eliminación, como la de todos los anteriores tipos de varices, es factible mediante escleroterapia con microespuma.
A pesar de ser las de menor importancia, son el único tipo en el que los resultados tras el tratamiento son menos estables pues en su etiología figuran factores (medicación, alteraciones hormonales naturales o medicamentosas…) no estrictamente hemodinámicos y suelen precisar terapia de mantenimiento de los resultados obtenidos. Sin embargo las secundarias a varices tronculares o reticulares subyacentes, desaparecen con estabilidad tras la eliminación de estas.